Marido y mujer buscaban un gato perdido incluso de noche. Pero las primeras buenas noticias se recibieron solo después de un año y medio.

Mindy Kriner, residente de Virginia, visitó el Refugio Regional de Animales de la Península con su esposo. Allí, la pareja cuidaba a un gato, tranquilo, modesto, alejado de los juegos de otros gatos.

Parece que tenía muchas ganas de volverse hogareño, relajarse y sentir que alguien necesitaba.

Y así sucedió: en casa con sus nuevos dueños, un gato llamado Kot se liberó rápidamente tan pronto como se sintió cuidado. Pronto, Mindy dio a luz a su primer hijo, y el gato también se enamoró apasionadamente del nuevo miembro de la familia.

Con la ayuda de los dueños, el gato se volvió tan seguro de sí mismo que Salió audazmente al patio e incluso salió a caminar más allá. Un día, se fue y nunca volvió.

Después de descubrir que estaba desaparecido, Mindy llamó a un activista por los derechos de los animales, lo que provocó una alarma. para ser planteado en las redes sociales. La anfitriona desconsolada dejó cuencos con las delicias favoritas del Gato en la calle con la esperanza de que todavía no pudiera ir muy lejos. Todo era inútil…

Los días, las semanas pasaban volando, pero el Gato no estaba. Mindy lloraba a menudo, y la esperanza del regreso del gato se desvanecía.

Ha pasado casi un año y medio… 536 días después de la pérdida del gato, sus dueños recibieron una llamada. Lo que escucharon los impactó.

luego la dirección. Resultó que el pobre gato tuvo un accidente automovilístico, pero sobrevivió, y cierta persona cariñosa lo alimentó, considerándolo un empate, y luego decidió investigar.

El gato fue con microchip, por lo que no fue difícil averiguar a sus dueños.

Después de escuchar a la persona que llamaba, Mindy se apresuró a ponerse al volante y condujo hasta el mismo hombre que estaba alimentando a su gato. Allí encontró a su mascota cenando en el porche de la casa.

La gata reconoció a Mindy de inmediato y comenzó a ronronear fuerte, de modo que incluso su esposo sentado en el auto podía escuchar los sonidos de alegría genuina del gato

Abrumada de felicidad, Mindy apretó al Gato contra su pecho. No podía creer lo que había pasado, porque era demasiado maravilloso para ser verdad…

Sin embargo, su reencuentro fue completamente real, y pronto nos vamos a casa, sin olvidar agradecer al hombre cariñoso, gracias a quien el Gato no murió de hambre.

Una vez en casa, el Gato, sin pensarlo dos veces, husmeó alrededor con el resto de las mascotas, tomó una pose más cómoda y relajada – como si hubiera estado ausente todo el día, ¡y no casi un año y medio!

De ahora en adelante, Mindy está cuidando atentamente a su mascota, porque ya no quiere separarse de él.

Fuente: bezkota. ru

¿Te gustó el artículo? Comparte con tus amigos en Facebook:

Disclaimer | Privacy Policy | Terms of Use